Últimas noticias
GOhobby > Miniaturas > Miniaturas de aviones > CASA C-101 Aviojet: el Mirlo acróbata

CASA C-101 Aviojet: el Mirlo acróbata

Avatar de Miguel Angel Cajigal Vera


CASA C101A

CASA C-101 de la Patrulla Aguila, el equipo acrobático del Ejército del Aire español (Perfil realizado por Ángel Sánchez).

CASA C101B

CASA C-101 operado por la Academia General del Aire del Ejército del Aire, donde se forman todos los pilotos militares españoles (Perfil realizado por Ángel Sánchez).

Hacia mediados de los años 70 la Fuerza Aérea española contaba, como aparatos de entrenamiento, con una obsoleta dotación formada por los H.A-200 Saeta, los T-33A y los T-6 Texan, que podían considerarse, con honores, como piezas de museo. Para dar el necesario salto tecnológico se confió en la empresa Construcciones Aeronáuticas S.A. (CASA), que se encargó también de llevar a cabo un estudio de mercado para ver la viabilidad del proyecto del C-101.

Los requisitos que se exigían al aparato eran claros y coherentes con su destino: buena capacidad de maniobra a alta y baja cota, gran visibilidad, facilidad operativa y bajo consumo. Plegándose a las exigencias de las Fuerzas Armadas, se optó por el motor de doble flujo (“turbofán”) Garrett TFE-731 para lograr esa importante austeridad en el consumo, siempre deseable para cualquier aparato pero, muy especialmente, en un entrenador. El C-101 es capaz de rendir a 770 km/h (Mach 0,7) a 8.535 metros, estableciendo su velocidad de crucero en 734 km/h (Mach 0.56) a 9.145 metros y su techo máximo en 12.495 m. Además de estas generalidades, se le plantearon al aparato toda una serie de exigencias concretas, de cara a su óptima explotación como reactor de formación: equipamiento completo con aparatos de combate (para facilitar la fluida transición de los pilotos a los reactores de combate), admitir factores de carga entre +7,5 y -3,75 G, capacidad para aterrizar a 100 nudos (185 km/h) y posibilidad de sostener el vuelo invertido durante 20 segundos. Entre las exigencias es destacable la necesidad específica de que el aparato fuese capaz de realizar vuelo entre la Península Ibérica y las Islas Canarias sin necesidad de depósitos adicionales de combustible.

El desarrollo del proyecto fue razonablemente rápido. El 29 de junio de 1977 tuvo lugar el primer vuelo del aparato, que entró en servicio el 4 de abril de 1980 bajo la designación E-25 y con la denominación de “Mirlo”. El reactor español sigue en la actualidad en servicio en la Academia General del Aire (AGA), el Grupo de Escuelas de Matacán (GRUEMA) y el Centro Logístico de Armamento y Experimentación (CLAEX) como un excelente entrenador. Además, los C-101, denominados coloquialmente en las Fuerzas Armadas españolas como “Culopollos”, sirven también bajo las banderas de Chile, Honduras y Jordania, habiendo superado las 140 unidades producidas.

El C-101, por sus características aerodinámicas, facilidad de manejo, excelente visibilidad y bajo coste operativo, ha resultado no sólo idóneo como entrenador sino también como aparato para vuelo acrobático. Es probablemente este desempeño el que lo ha hecho más popular, pues la patrulla acrobática del Ejército del Aire español, la famosa Patrulla Águila, nació en 1985 precisamente alentada por la idoneidad de este aparato de entrenamiento para las acrobacias. Decorados con los colores de su antecesora, la extinta Patrulla Ascua, sus “Mirlos” se han lucido en vuelo acrobático al máximo nivel internacional, difundiendo la imagen de este excelente avión de enseñanza Made in Spain.

ANTERIOR
SIGUIENTE
COMENTA ESTE ARTÍCULO
 

OTROS ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

k j

DEJA UN COMENTARIO

Inicia sesión o registrate para enviar tu respuesta

Personas a las que les gusta estox

Cargando...