Últimas noticias
GOhobby > Miniaturas > Miniaturas militares > Los submarinos alemanes en la Segunda Guerra Mundial

Los submarinos alemanes en la Segunda Guerra Mundial

Avatar de Juan Rey Segura


Los submarinos alemanes en la Segunda Guerra Mundial

Karl Dönitz. Comandante en jefe del arma submarina desde 1936, en 1943 asumió el mando supremo de la Kriegsmarine.

El tratado de Versalles prohibió a Alemania la construcción de submarinos pero eso no impidió que Hitler se las ingeniara para que, al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, contase con 57 de estas naves, 39 de las cuales eran capaces de operaciones de largo alcance en el Atlántico. Eran los U-Boots. Su objetivo, diseñado por el almirante Dönitz, gran estratega de la guerra submarina alemana,  era hundir el mayor número posible de mercantes aliados (la “Tonnageschlacht”) lo que estrangularía la capacidad bélica del enemigo. Para conseguirlo, los submarinos atacarían en grupo, por la noche y en superficie (la “Rudeltaktik”), como manadas de lobos al acecho de sus presas. Con esta táctica, entre julio de 1940 y diciembre de 1941, y partiendo desde los puertos de la Francia ocupada, los submarinos alemanes vivieron su mejor momento, la época de los convoyes aliados diezmados y el de los míticos comandantes como Prien, Schepke o Kretschmer.

Los éxitos comenzaron a disminuir a medida que los británicos, con la inestimable colaboración estadounidense, mejoraron la escolta de los convoyes y perfeccionaron las tácticas defensivas. Además, la RAF  se mostró mucho más efectiva, operando desde el oeste de Irlanda y desde Islandia hasta quebrar el sistema de abastecimiento en el océano de los submarinos alemanes. Sin embargo, la entrada de los Estados Unidos en la guerra abrió nuevos territorios de caza a los submarinos, iniciando una nueva época de éxitos que concluyó cuando, nuevamente, las contramedidas aliadas cobraron eficacia.

La actividad de los U-Boots alcanzó su pico más elevado en abril de 1943 cuando hundieron 240 barcos aliados y su acción  más exitosa  tuvo lugar entre el 16 y el 18 de marzo de 1943, cuando una “manada de lobos” de cuatro submarinos atacó el convoy británico HX-229, formado por 40 barcos. 21 de ellos, que sumaban un total de 141.000 toneladas, y uno de los submarinos atacantes, nunca llegaron a puerto.

Sin embargo, los aliados habían conseguido la victoria tecnológica desde principios de 1943. El radar había sido utilizado desde 1940, pero los alemanes habían desarrollado contramedidas eficaces, hasta que en febrero de 1943, los aliados dispusieron de un radar no detectable. Además, en esas mismas fechas se había  incrementado notablemente en el número de buques de escolta y, en todo caso, los aliados demostraron que eran capaces de construir más barcos que los que los alemanes podrían nunca hundir.

A pesar de esa superioridad, los alemanes continuaron ensayando nuevas tácticas y diseñando nuevos modelos de submarino, como los extraordinarios Tipo XXI, que llegaron demasiado tarde para invertir el curso de la guerra.

Para los aliados, los submarinistas alemanes eran algo así como la encarnación del mal, puesto que su objetivo eran, fundamentalmente, barcos mercantes tripulados por civiles. Ellos, sin embargo, se sentían pertenecientes a una hermandad especial, debido sin duda a las condiciones insanas y claustrofóbicas  que reinaban dentro de los submarinos y que suponían un desafío a su resistencia física y mental. A ello se añadían las pocas posibilidades de supervivencia en combate, lo que concedía a los submarinistas un sentimiento de intensa camaradería, mayor que en otro tipo de combatientes. Tenían sus motivos: la guerra submarina fue extraordinariamente letal para quienes participaron en ella. Entre el 3 de septiembre de 1939 y el 8 de mayo de 1945 fueron hundidos 785 U-Boots y de los 39.000 hombres que formaron parte de sus tripulaciones, 32.000 perecieron durante el conflicto. Por su parte, los aliados y los países neutrales perdieron 2.828 barcos, sumando 14.687.231 toneladas de carga, además de 175 barcos de guerra. Un balance dramático para un tipo de guerra especialmente cruel.

Los submarinos alemanes en la Segunda Guerra Mundial

Distintivo de submarinos utilizado por las tripulaciones de U-boot alemanes

Etiquetado como
ANTERIOR
SIGUIENTE
COMENTA ESTE ARTÍCULO
 

OTROS ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

k j

DEJA UN COMENTARIO

Inicia sesión o registrate para enviar tu respuesta

Personas a las que les gusta estox

Cargando...